Entrevista a D. Gonzalo Jiménez

Entrevista a D. Gonzalo Jiménez

Salmantino de nacimiento y abulense de corazón, Gonzalo Jiménez ha dedicado su vida al trabajo pastoral y al mundo de la enseñanza compartiendo esa tarea con su labor en la defensa y conservación del patrimonio de la iglesia. Fue secretario general de la  Fundación Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León y es el actual secretario general de Las edades del Hombre.

1_listo

¿Qué exigencias supone para un sacerdote ser desde 2011 el secretario general de la Fundación de las Edades del Hombre?

Más que exigencias yo diría dedicación. En el 2011 comencé mi trabajo en la Fundación Las Edades del Hombre siendo a la vez director de Obra Social y Cultural de Caja de Ávila, además de mis pequeñas ocupaciones pastorales en unos pueblos cercanos a Ávila y en poco más de un año tuve que dedicarme por completo a la Fundación.

 

¿Qué acogida ha tenido la actual exposición “Teresa de Jesús, maestra de oración”?

Que le voy a decir yo, que muy buena. Toda la exposición, las cuatro sedes, tiene una lectura fácil y cercana al corazón de quien ama a Santa Teresa, de quien busca reconocerla y actualizar su mensaje. También, artísticamente, es bella. Posiblemente los conjuntos patrimoniales de arte religioso más importantes sean el de Andalucía y el de Castilla y León y ambos están presentes con sus mejores artistas. Habría que añadir, además, que muchas de las obras que exponemos forman parte del patrimonio conventual carmelitano y buena parte de él colgado en las clausuras, por lo que supone una ocasión única de ver obras que de no ser por esta exposición, no se podrían contemplar.

 

¿Cómo está resultando el reto de organización de compartir dos sedes -Ávila y Alba de Tormes- como ya ocurrió en 2011 con “Passio” en Medina del Campo y Medina de Rioseco?

En realidad son cuatro sedes, dos ciudades y dos provincias o diócesis, Ávila y Salamanca. En 2011 fueron ciertamente dos ciudades pero dos sedes no cuatro como ahora, por lo que su montaje o la realización de la edición de Passio, en términos generales, fue algo más sencilla.

 

¿Qué distingue y caracteriza a cada una de estas sedes?

Hemos estructurado la exposición en cinco capítulos. Cuatro de estos capítulos los desarrollamos en Ávila, en tres sedes y el quinto capítulo, en la basílica inacabada de Alba de Tormes. El primero de ellos lo dedicamos a los orígenes del Carmelo, su sede es el convento de Nuestra Señora de Gracia, en su iglesia. A través de un montaje sencillo ponemos de manifiesto algunos de los elementos que sin duda Teresa usó en su estancia en él, como el confesonario o el comulgatorio y un óleo que nos habla de su relación con la maestra de novicias, María Briceño, y sobre los orígenes del Carmelo y de la vocación de Teresa.

 

El segundo y tercer capítulo -el contexto histórico y cultural de los tiempos de santa Teresa así como el inicio de su reforma- son desarrollados en la Capilla de Mosén Rubí, capilla funeraria del s. XVI de enorme belleza arquitectónica, donde se cuenta que tuvo lugar uno de los encuentros entre Teresa de Jesús y san Pedro de Alcántara. La belleza arquitectónica del templo nos ha llevado a crear una arquitectura efímera en su interior para el desarrollo de los temas que pone precisamente en valor su arquitectura. Puede resultar una obviedad, pero los espacios en nuestros montajes determinan de manera notable el cómo exponemos las obras y los materiales a utilizar.

 

La última de las sedes de Ávila es la iglesia donde fue bautizada la Santa, San Juan Bautista. Aquí exponemos el cuarto capítulo: maestra de oración. Es el corazón de la muestra. El amor a la humanidad de Cristo a lo largo de todos los momentos de su vida constituye el núcleo de la oración de santa Teresa, oración que define como “hablar con aquel que sabemos que nos ama”. La devoción a María y san José completan esta sede que tiene como colofón el Éxtasis, momento cumbre de la oración en santa Teresa. Como es fácil de deducir, la arquitectura efímera gira en torno a Las Moradas, estancias que se comunican visualmente gracias a la utilización del cristal en la construcción de muros. Una solución que además de novedosa resulta muy teatral donde cada obra no sólo ocupa un espacio en el escenario, sino que también protagoniza la escena de manera singular.

 

Para ver el quinto y último capítulo hemos de desplazarnos unos noventa kilómetros hasta la Villa ducal de Alba de Tormes, Salamanca. Aquí desarrollamos el aspecto de la universalidad de Teresa de Jesús, fundaciones, canonización, el inicio de una de las iconografías más amplias de santos, su presencia viva en sus carmelos…

9_1-ok

¿Está respondiendo el número de visitas a las previsiones? ¿Cuál es el balance de las primeras semanas?

Un factor que determina en buena medida las visitas a la exposición es el tiempo o mejor, el buen tiempo, del que no hemos gozado sobre todo el primer mes de la exposición y, a pesar de ello, posiblemente cuando esta entrevista se publique, habremos superado con creces los cien  mil visitantes, con lo que nos situamos en una de las exposiciones a nivel nacional más visitadas.
La selección no habrá sido fácil, en esta edición con obras nunca vistas que salen por primera vez de las clausuras para homenajear a la santa doctora de la Iglesia pero ¿se ha quedado alguna obra sin exponer por falta de tiempo o espacio?

 

Además de contar con un departamento de arte, en esta edición hemos sido asesorados por dos comisarios, uno de ellos carmelita y experto en el arte conventual carmelitano. En cuanto a la segunda parte de su pregunta, ciertamente podíamos haber traído más obras pues la iconografía de la Santa, desde su canonización hasta hoy, es extensísima y de una calidad extraordinaria. También es cierto que nos hubiera gustado contar con algunas piezas determinadas y que no ha sido posible traer, pero con todo es la muestra más completa sobre los aspectos de la vida y obra de Teresa elegidos que será difícil superar.

 

¿Cuáles son sus preferidas y las que más impresionan a los visitantes?

En el convento de Gracia -la primera sede- me impresiona el dibujo que da origen al cartel, obra del artista contemporáneo Eduardo Palacios y que titula El Legado; Elías y los profetas de Baal, de Juan Valdés Leal; Entrega del Escapulario a san Simón Stoch; un relieve monumental barroco salido del taller de Gregorio Fernández o una Virgen del Carmen, de Vicente López. Estos son mis gustos, los de los visitantes van más por un corto que hemos realizado sobre la vida de santa Teresa que proyectamos aquí o una escultura de la virgen del Carmen, de Francisco Salcillo, que viene del convento carmelitano de Liétor, en Albacete.

 

En Mosén Rubí, atrae la atención del visitante un retrato de Felipe II atribuido al círculo de Sánchez Coello; la Batalla de Lepanto, de Juan de Toledo y Mateo de Giralte; la capa y un hábito de la Santa, venidos de los conventos de carmelitas de Toledo y Salamanca, aunque yo me inclino más por una imponente escultura de san Francisco de Borja, de Juan Martínez Montañés.

 

En la tercera sede de Ávila, en la iglesia de San Juan, atrae especial atención la Pila Bautismal donde fue bautizada santa Teresa, la sala por nosotros pretendida como séptima morada, que acoge una colección de crucificados inolvidables de artistas como Juan de Juni, Pereira, Tristán, Montañés.., aglutinados en torno a una Teresa orando frente al Crucificado, de Matía Preti; la Dolorosa, de Pedro de Mena o San José coronado por Cristo, de Francisco de Zurbarán. A esta larga lista de preferencias que yo comparto con tantos visitantes, añado una Virgen del Pópulo, de fray Juan Sánchez Cotán.

 

En el último capítulo, ya en Alba de Tormes, las preferencias populares van hacia un Arca-Relicario, que acogió en inicio el cuerpo de la Santa y las imágenes de Santa Teresa que en este capítulo se multiplican de Carmona, José Mora, Francisco Pecul, Ribera, Aguirre, Gregorio Fernández, Nicola Fumo… Yo me siento más atraído, quizá por su modernidad, por la talla de José de Mora o por el óleo de Ribera.

 

¿Qué espacio hay para la innovación tecnológica en las exposiciones de Las Edades?

Las técnicas expositivas se renuevan constantemente incluyendo el ámbito de la tecnología. La interacción por parte del público tiene en la tecnología un buen aliado al que en cada edición sacamos más rendimiento. Lo mismo sucede con la utilización de nuevos materiales con los que construimos la arquitectura efímera los espacios religiosos y una buena muestra la tenemos en la iglesia de san Juan donde la utilización del cristal nos abre caminos nuevos a la comunicación visual.

 

Las edades del hombre es un sello de calidad para millones de personas ¿en qué se puede mejorar en el futuro?

 

En tantas cosas…. En las técnicas expositivas, en los materiales explicativos o didácticos destinados a distintos sectores de visitantes, en la aplicación de las nuevas tecnologías, soportes…

3_ok

¿Hay propuestas para salir de nuevo de España y exportar esta apuesta de calidad de nuestro patrimonio con sello español?

Sí, propuestas firmes y factibles, pero mientras haya tantas ciudades castellanoleonesas que solicitan ser sede de una edición de Las Edades, nuestra prioridad son ellas. Estoy seguro que llegará el momento de salir y no sólo de nuestro país.

 

¿Cuáles son los destinos previstos y las peticiones para futuras ediciones de “Las edades del hombre”?

Aún estamos pendientes de elaborar un nuevo programa, pues con la edición de Aranda de Duero cerramos el programa de cuatro ediciones en las Medinas, Oña, Arévalo y Aranda. Esperamos dar a conocer en breve un nuevo programa.

 

¿Cómo se afronta compaginar la exposición artística con su finalidad didáctica y evangelizadora?

Desde el comienzo del proyecto Las Edades, hace 27 años ya, se tuvo y se tiene claro que Las Edades son el resultado de la historia humana y religiosa de un pueblo que supo plasmar sus vivencias en obras de arte, obras que hoy son denominadas como el patrimonio de un pueblo. Fe y cultura constituyen las coordenada donde se mueve cada edición

 

La Fundación y sus exposiciones han sobrevivido a la crisis económica. ¿Sigue siendo viable en esa labor tanto de exposición como de restauración y recuperación del patrimonio?

 

Las Edades es un proyecto de muchos. A don José Velicia, iniciador del proyecto, le gustaba definir a Las Edades como “un pan amasado por muchos”. Y es así. Empresa privada, instituciones, colaboran en cada edición, pero es la Junta de Castilla y León, su colaboración quien hace posible el proyecto. Desde el inicio de este proyecto Fundación Las Edades del Hombre y Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, han caminado juntos compartiendo proyecto y sensibilidad hacia una de las notas definitorias de nuestra comunidad de Castilla y León: la de su patrimonio artístico.

 

¿Que supone Santa Teresa para el mundo cristiano?

A mí me gusta decir que si es verdad que unos empujaron desde fuera y de alguna manera provocaron la Contrarreforma, santa Teresa lo hizo desde el interior de la Iglesia, más aún, desde el corazón de la Iglesia, desde la oración y la entrega a la voluntad del Padre.  Desde aquí hay que comprender su universalidad.

 

¿Es posible entender Ávila sin la Santa o la Santa sin Ávila?

Hoy no es fácil pesar en Ávila sin pensar en ella, pero hay un camino que recorrer por parte de los abulenses en esta línea. A la segunda parte -entender a la Santa sin Ávila- creo que sí, pues en ello reside buena parte de su obra, de su figura, que sin olvidar lo particular, lo que configura una historia personal, lo universaliza. Su vida se convierte en patrón para muchas personas de España y de todo el mundo.

ArtiSplendore
ArtiSplendore
info@artisplendore.com


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR